Hot tubs

Las principales ventajas del spa privado

Los beneficios del spa se conocen desde hace unos 50 años. Su remolino y su calor hacen que los jacuzzis puedan actuar a nivel físico y psíquico del bañista para garantizarle un bienestar total. Ya sea solo o en grupo, los momentos de placer están garantizados. Esto también se aplica a los efectos terapéuticos atribuidos al uso de un spa.

Las ventajas de estos equipos de balneoterapia

En primer lugar, es importante saber que un spa privado es el equipo que usted necesita para relajar su cuerpo y su mente. Unos minutos pasados en el agua de la bañera de un balneario, le permite deshacerse de todas las tensiones de naturaleza nerviosa así como muscular y/o articular. Una vez fuera de este baño, se sentirá muy ligero y relajado. Como resultado, será más fácil quedarse dormido. Un cuerpo bien descansado es obviamente más calmado. Además, bajo el efecto del calor, las toxinas almacenadas en el cuerpo serán eliminadas con la transpiración. La piel muerta del cuerpo también se elimina con este baño. La piel así liberada de estas células muertas, gana en tonicidad. En cuanto a la circulación de la sangre, también se optimiza con este baño caliente con burbujas de aire.

Hay que recordar que el spa fue diseñado originalmente para aliviar el dolor causado por la artrosis, el reumatismo, el lumbago, ... De hecho, el calor del agua reduce la hinchazón de las articulaciones y las disfunciones de la circulación sanguínea. En cuanto a los hidrojets y/o aero-jets, masajearán de forma específica y localizada ciertas partes del cuerpo. En el agua, el cuerpo es ingrávido. Esto hace que esté sujeto a una menor fuerza de presión.

De la combinación de todos estos efectos se genera una acción analgésica que alivia el dolor de forma consecuente. Este efecto puede ser optimizado por el uso de cromoterapia, aromaterapia, ...

El agua de mar también tiene acciones específicas que pueden ser explotadas en un balneario. Esto se relaciona con lo que se entiende por talasoterapia.